Soy un nutri «excelente»

Certificado nutrición

He recibido el certificado de excelencia de Doctoralia, por mi labor profesional a lo largo del año 2019. Así que, como os podréis imaginar, estoy especialmente contenta y orgullosa y… quería compartirlo con vosotros en este post.

Para los que no los conozcáis, Doctoralia es el mayor portal de salud. Allí donde vas a buscar a un profesional sanitario, cuando no sabes dónde acudir. Cuando haces una primera búsqueda en Internet, los profesionales que aparecen suelen estar registrados en este portal.

Como nutricionista (al igual que en el resto de disciplinas sanitarias), te permite crear un perfil donde queden registrados tus servicios, formación, forma de trabajo, contenidos, horarios de consulta y todas las actualizaciones que quieras incluir. Además de que tienes la oportunidad de que tus pacientes te valoren, y es ahí donde entráis en juego vosotros.

La buena sintonía en nutrición es fundamental

Siempre que acabo un proceso de trabajo con un paciente le pido desde la total confianza, y solo si realmente le apetece, escriba una reseña. Una premisa para escribir, es que sea desde la libertad, sin compromiso y sin filtro, para que puedan contar como ha sido la experiencia de trabajar conmigo.

Esto tiene dos funciones, a vosotros os permite tener una idea de mi y conocer mi trabajo antes de tener una primera consulta conmigo, desde la perspectiva de alguien que ha estado en una situación similar a la vuestra. Y a su vez, a mí me permite ver en qué puedo mejorar, cuáles son mis puntos fuertes y qué otros servicios podría ofertar.

Una vez escrita la reseña, el portal verifica que es un paciente real, que no soy yo la que me doy al autobombo y me echo flores.

Aclaro esto, porque siempre genera dudas sobre si, tu mismo, puedes ponerte una reseña que ni la abuela más amorosa del mundo.

Nutrición sin trampa ni cartón

Pues, sintiéndolo mucho y aunque ya nos gustaría a todos los que estamos registrados ahí, la respuesta es no. Cuando se verifica la autenticidad del comentario, se publica y el portal te da la opción a la réplica, es decir, te deja responder al comentario.

Soy super pudorosa, no me gusta nada la exposición y lucho contra mi Síndrome de la Impostora cada vez que consigo un logro. He dudado muchísimo antes de publicar este post. Sin embargo, lo que me ha hecho tomar la decisión final de hacerlo, es pensar en qué haría si aún tuviera la consulta presencial, como ha sido siempre, hasta este dichoso marzo.

El Tripadvisor sanitario

¿Pondría el certificado en mi despacho para que lo vierais o no? ¿Cuándo entro en una consulta me fijo en lo que hay colgado en las paredes? ¿Si veo algún certificado de este tipo, lo valoro positivamente? A todas estas preguntas me he respondido “sí”.

Por eso, he decidido compartirlo a través de los medios de los que dispongo ahora mismo. No puedo colgarlo en la consulta, así que lo comparto online y os lo hago accesible.

Además, compartirlo de este modo, me permite dejar mi agradecimiento por escrito, lo que no podría hacer con el certificado colgado en las paredes de la consulta.

Gracias por vuestras palabras y, sobre todo, la confianza que depositáis en mí, en algo tan íntimo y personal.

Ojalá que sean mucho años más siendo una nutri «excelente”.

¡Gracias de corazón!

El «nuevo» verano

dieta verano

Todo esto es el verano que creí que nunca iba a llegar.

Cada verano lo mismo, peleando por llegar más delgada, más morena, en forma. Eligiendo bikini y ropa que disimule, esconda o realce.

Haciendo dietas milagro, desde Semana Santa, retos de sentadillas, comiendo piña hasta que te de alergia… Cualquier tortura que se ponga por delante con tal de estar, aunque sea por un segundo, más cerca de los cánones de belleza establecidos.

Hemos normalizado que, para presumir hay que sufrir. Y ni lo discutimos. Lo llevamos interiorizado a base de que nos lo repitan y nos hagan sentir inferiores por no cumplir con los mandatos de la moda, con la que sea que se lleve en ese momento.

Ahora, hay que tener las cejas anchas, pestañas infinitas, uñas como las de Rosalía, el culo y las tetas grandes, estar musculada y tener el pelo largo. Y mañana, ¿qué?

Con tanta imposición al final acabamos tratando a nuestro cuerpo como un ser extraño, ajeno a nosotras. Lo cambiamos, lo castigamos, lo martirizamos con absoluta normalidad, como si no pudiéramos hacer otra cosa.

Solo hay una opción, encajar sí o sí

Hemos olvidado que nuestro cuerpo es nuestra casa, donde vivimos.

Castigarlo nunca ha tenido sentido, y no conozco a ninguna mujer, incluida yo, que no le haya puesto un zancadilla en algún momento. Yo misma me he prohibido usar pantalones cortos, porque tenía las piernas demasiado gordas para lucirlas. Me he pasado veranos en pitillos, con tal de no enseñarlas, flipante.

Nos han hecho creer que las mujeres tenemos la piel de cera y que algo está mal en nosotras si tenemos marcas, granos, pelos o estrías. Es curioso lo distinto que se trata a los hombres y a las mujeres. Una cicatriz en ellos les da un aire atrevido, nosotras, en cambio, la tenemos que ocultar.

No confio mucho en que la pandemia nos cambie como sociedad, pero ojalá nos enseñe que la vida es ahora y que no nos vamos a quedar sin ir a la playa o la piscina por pesar más, por pesar de menos, tener estrías, celulitis o todo. Porque cada vez que te castigas sin ir a la playa o a la piscina por no cumplir los cánones de belleza, te estás maltratando.

Así que por favor, cuídate y disfruta.

¿Cómo manejar la ansiedad y cuidarnos ante la COVID-19?

Ahora más que nunca las distancias se acortan y nos damos cuenta de que el individualismo no sirve. Tenemos que cuidarnos, para poder cuidar. Por eso el jueves 26 voy a hacer un directo desde @escuelanutripedagogia
Junto a la nutriologa Marybel Yañez  para aprender a cuidarnos en este tiempo de confinamiento que nos ha tocado vivir.
Os dejo la info:
.
En estos momentos de permanecer en casa, es súper importante tener herramientas para sacar lo mejor de esta situación: autocuidado, contención, escucha, estar presentes más presentes que nunca.

Hay mucho de positivo en estos tiempos de cambio; a pesar de tanta información que circula por todos lados, es un buen momento para cambiar el chip y explotar nuestra creatividad para obtener muchos aprendizajes de esta experiencia. ¿Quieres aprender a mantener a raya la ansiedad? ¿Cómo cuidar tu mente y tu cuerpo ante esta pandemia global?

No te pierdas el live que tendremos en directo desde España con la  Nut. Azahara Nieto @secomecomosevive  y la directora de nuestra escuela, Nut. Marybel Yáñez @nutriologamarybel.

5:00 PM HORA DE ESPAÑA

10:00 AM HORA DE MÉXICO

11:00 AM HORA DE HOUSTON

Si tienes preguntas o dudas, compártelas en comentarios y mañana los resolveremos.

Comparte con quien crear que puede necesitar esta información. ¡Te esperamos!

Menú en tiempo de confinamiento

¡Buenos días!
Antes de nada, ¿Cómo estáis?
Como el domingo suele ser el día de planificar la semana y cocinar, vamos a intentar seguir con la normalidad desde el confinamiento. Para eso os dejo un menú semanal con sus opciones veggies, para que os sirva de ayuda. Es un menú para comer sano, no para perder peso, ni ganar definición…Siempre la bebida de elección es el agua y la fruta como postre.
Me ha echado una mano Marina Pericet con la elaboración del mismo.
Espero que os sirva de ayuda.
¡Qué tengáis buen día!
«Y la vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido, donde habita el olvido» Joaquín Sabina

El lunes empiezo.

Normalmente los fines de semana nos damos la espalda, esperando a que todo empiece el lunes.
Como si nos reiniciáramos, y el lunes fuéramos otra persona.
Lo que suele ocurrir es que no es la primera vez que suena en nuestra cabeza» el lunes empiezo». Ese mantra de calma de corta duración. Y ya casi podríamos apostar a que no será mañana, pero será otro lunes, seguro.
Decide cuidarte cuando quieras, sin fechas, y sobre todo, ten presente que tu cuerpo es tu casa, es donde habitas.

El lunes empiezo

El poso.

Ojalá ante cualquier cosa que nos pase pudiéramos resetear y olvidar. Pero no es así, cada cosa que ocurre, produce un cambio en nosotros. Deja una huella.
.
Cuando hay atracones con la comida, solemos pensar que no va a pasar más, el «mañana será otro día» se convierte en mantra.
.
Quizás si nos damos la oportunidad de ver qué lo precipitó, qué emociones había ahí, cómo me siento, que puedo hacer con ello…logremos darnos pistas para que ante una situación similar no acabar de la misma manera. Es una gestión complicada, que requiere de mucho autoconocimiento y compasión.
.
No quiero que nadie entienda, que me interesa la culpa o el rencor hacia nosotros mismo. Me interesa la observación, el poso, para que haya cambio. Y soy consciente del dolor que genera todo esto.
.

El poso

Días de radio.

El pasado 6 de septiembre comenzó la temporada de «A tu salud con Rosa Quintana» en @libertadfm107 y los majísimos de @rosa___quintana y @juanonunez contaron con profesionales de la psicología, deporte y con la menda lerenda para charlar un ratito sobre el síndrome postvacacional. Como siempre fue superdivertido, y os dejamos pautas paras superar la rentree en condiciones.
Javier Aurreocochea, psicólogo y y @fitness.japaricio entrenador personal.
.
👉Aquí el enlace por si queréis escucharlo.
https://www.ivoox.com/41269540

Otros desayunos son posibles.

Durante este verano también me he dedicado a adoctrinar niños para la causa. Son mis sobrinos, no penséis que estoy tan chalada. Así que como buena Tía Tula, les sugerí un desayuno más rico que las magdalenas de chocolate. Los pobres me miraron con carita de » la tía flipa», pero supongo que porque me quieren, lo probaron. Y vaya si les gustó, al final su desayuno diario fue este: pan sanito de cereales, plátano chafado y ralladura de chocolate con almendras del 70%. ¿ Son unos campeones sí o sí?

Al final los niños comen lo que los adultos les ofrecemos, es así. Por eso es tan importante enseñarles a comer bien y ofrecerles comida sana. No ampararnos en el «son niños, van a crecer y lo queman todo»

Tía 1- magdalenas de chocolate 0

Desayuno

¿Las consultas on line funcionan bien?

Es una pregunta muy habitual, así que esta vez no soy yo la que escribe el post, si no que es una paciente mía la que lo escribe. La he estado tratando por skype, ya que vivimos en ciudades diferentes. Os dejo su comentario, a ver qué os parece, a mí me ha emocionado mucho.

“Hoy hace un año que empecé con Azahara Nieto (nutricionista) ♡ @secomecomosevive
Llevaba desde 2013 con una vida muy sedentaria, una alimentación bastante pésima y una autoestima un poco por los suelos. Intentaba comer bien y duraba una semana, tenía hambre todo el rato y nunca me sentía saciada, así que era todo bastante frustrante. Además está eso de que la gente se cree con derecho a opinar sobre ti, que es lo que lleva pasándome toda la vida: “qué delgada estás, ¿tienes anorexia/bulimia?, “ui, vaya como engordaste, eh?”. Si ya es difícil contentarse a uno mismo, es agotador intentar contentar al resto del mundo.
El caso es que, casualidades de la vida, conocí a esta mujer y no quiero enrollarme contando cómo fue ni lo increíblemente buena que es, así que contaré lo importante. El 23 de abril empecé a cumplir a rajatabla los menús que ella me había preparado, siempre con infinitas opciones por si algo no me gustaba. Me enseñó a comer raciones de persona, me enseñó cómo debe ser un plato, qué proporciones debe haber de cada cosa, cómo gestionar la ansiedad, trucos para seguir teniendo vida social sin romper esa buena rutina que estás consiguiendo, etc.
Dejé el azúcar, mi nevera se llenó de verduras, tenía dos fruteros porque con uno no hacía, le daba duro al pescado y los índices de grasa empezaron a bajar en nada. Pero lo mejor no fue eso, que obviamente era lo que quería inicialmente. Lo mejor fue que la sensación que tenía siempre de cansancio desapareció, las migrañas empezaron a disminuir, dormía bien, me sentía feliz, empecé a ser un poco menos estreñida y me miraba al espejo y me gustaba.
Los tres o cuatro primeros meses me sentía muy mal si salía con gente y comía mal, porque es lo que se suele hacer en sociedad, salir a beber y comer mal, pero Azahara me enseñó a gestionar también ese sentimiento de culpa y me enseñó que lo importante es comer bien y disfrutar de la vida, que no pasa nada por comer mal puntualmente, lo importante es que esa no sea la base de tu alimentación.  Ahora que trabajo y sigo liada con la universidad es bastante complicado llevarlo todo al día como cuando empecé hace un año (que no trabajaba y tenía todo el tiempo del mundo), pero como he aprendido a comer voy apañandome como puedo. Y ahora en el trabajo los viernes pedimos siempre kebab, pero no me siento mal porque lo disfruto mucho y sé que lo importante es comer mucha fruta, mucha verdura, legumbres, beber agua y mover el culete. El resto es totalmente compatible con eso.

Es una mierda que no nos enseñen desde pequeños lo importante que es una buena alimentación, y es una mierda que de mayor sea algo que no está al alcance de todos los bolsillos, pero cruzarme con Azahara Nieto es de lo mejor que me ha pasado en la vida. Y además de sentirme bien físicamente, ahora me miro al espejo y digo “tía, estás to’ cachorruda!”. Si buscáis ayuda para temas así, os la recomiendo al 100%. Es una profesional increíble, es muy fácil trabajar con ella incluso a distancia, te da toda la confianza y el apoyo del mundo y es una maravilla aprender de ella. El otro día aprendí que los guisantes no son verdura, por cierto :S

Gracias por todo limonsita, me das la vida. Es maravilloso tener a alguien con quien puedo hablar de mis cacas. Feliz aniversario 🙂 “

RUIDO

No te encuentras bien, tienes al cabeza a mil. Muchas cosas que hacer, muchas cosas que pospones, sensación continua de no llegar a todo y un tremendo malestar.
No sabes por donde empezar con todo eso y lo que se te ocurre es comer algo rico. Te vas al súper, porque en casa no hay nada de eso. En tu casa se come muy sano y ciertas cosas no tienen cabida.
Empiezas a comprar de forma moderada, no es para tanto, te dices mientras que recorres el súper de principio a fin.
Cuando estás en la caja te das cuenta que igual es mucho, pero crees que puedes dejar comida o tirarla. ¡ Yo puedo, te dices!
El cajero del súper sin saberlo está asistiendo al preludio de un atracón, pero él que va a saber, eres una clienta más.
Cuando llegas a casa, no esperas ni a ponerte cómoda para disfrutar del tal festín. Esa comida no está comprada para disfrutarla, si no para engullirla. De pie, sin saborear, a toda mecha…mientras comes parece que viene algo de calma, no dura ni diez segundos. En tu cabeza ya no hay ruido, quizás culpabilidad y palabras crueles hacia ti.Además ahora tienes dolor de estómago.
Ojalá el dolor físico amortiguase el dolor emocional, pero no. Solo lo trae al plano terrenal.